Investigaciones biomédicas admiten como los eventos infantiles: negligencia por parte de los adultos, abusos o trauma infantil, ocasionan un efecto profundo y duradero en los sistemas moduladores hacia la salud o la patología, además de describir los cambios que se producen a nivel molecular ocasionados por eventos remotos.

Investigaciones recientes sobre las experiencias adversas en la infancia, han demostrado ser las principales causas de morbilidad, mortalidad e incapacidad (Adverse Chilhood Experiencies Study): Enfermedad cardiovascular, enfermedad pulmonar crónica, depresión, trastornos alimenticios, fibromialgia y fatiga crónica, alcoholismo y drogadicciones son entre otras las patologías descubiertas como consecuencia de una investigación epidemiológica americana que contó con una muestra de más de 17.000 sujetos de investigación, que habían sufrido experiencias traumáticas acontecidas antes de los 18 años.

Los descubrimientos realizados permiten dar luz a constructos médicos y prejuiciosos sobre las enfermedades. A la luz de estas investigaciones se comprueba la ignorancia en las realidades sociales y los temas de género, asociadas a patologías como la fatiga crónica y fibromialgia, obesidad, colon irritable o síndromes dolorosos no malignos, como una tendencia de la mujer a padecer problemas de salud inespecíficos.

Acostumbrados a vernos y ser tratados como enfermos sólo desde una perspectiva médica ya que es más fácil analizar los síntomas que presenta un paciente en un momento determinado, en lugar de investigar y comprender lo que le sucede, teniendo en cuenta todo su contexto, especialmente cuando provienen de un entorno disfuncional o han sufrido abusos en la infancia.

Las experiencias traumáticas vividas en la infancia es muy difícil se confiesen a un profesional ya que en muchos casos provocan gran vergüenza y la sensación que no serán comprendidos debido al tabú social.

Problemas de salud provocados por una ingesta desmedida, el abuso de alcohol u otras drogas, etc., son el resultado de conductas compensatorias que proporcionan un alivio instantáneo a los problemas emocionales derivados de experiencias traumáticas infantiles.

Diluidas en el tiempo estas experiencias infantiles dejan un manto de vergüenza, secretismo y tabúes sociales que dificultan ser sacadas a la luz para dejar de provocar síntomas.

Marta Sajnovick. Psicóloga Clínico-Sanitaria, Clínica EMDR.

Especialista en Psicotrauma.

Una respuesta a Las Experiencias Adversas en la Infancia y su relación con la enfermedad física o mental.
  1. Buenas tardes. Buscando ayuda por internet di con esta web. Tengo 27 años y fui testigo de violencia doméstica en mi infancia. Desde los 6 años he tenido ideas de muerte. A la vez lo he ocultado todo, quizás por miedo, pero también por vergüenza. Ahora siento que debo contarlo y tratarme. He sido adicta al cannabis, y suelo beber para aliviar mis penas. Siempre he sentido una profunda soledad, entre otras cosas xk soy hija única. A veces me siento ciclotímica, y a veces siento que estoy pérdida, otras que estoy sana mentalmente para lo que sufrí….mi cabeza es un lio desde hace 20 años, pero ya no puedo engañarme a mi misma. Podrían darme algún consejo? He pensado y a mi médico, pero no se como abordar el problema. Un cordial saludo y gracias de antemano


[top]

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>